La web, un mundo en el que debes tener tu espacio

Nadie puede negar que internet es la maravilla del siglo. Internet es el medio de conexión de cosas y personas; un vasto territorio donde concurren máquinas, individuos y grupos sociales; y donde se almacenan, intercambian y confluyen ideas y obras, datos, libros, periódicos, cartas, imágenes, programas de ordenador, videos y música de cualquier tiempo y lugar. Internet es un foro de encuentro para el intercambio personal, íntimo, público, masivo o comercial; es el medio de comunicación por excelencia.

De forma metafórica, puedo decir que internet es un mundo paralelo al mundo real, y todos, en cualquier momento, entramos a este mundo y utilizamos el medio de interacción que nos proporciona. Cuando necesitamos adquirir un producto o contratar a un profesional por un servicio en específico, el primer sitio en el que buscamos es internet, pues tenemos la idea de que cualquier negocio serio y actualizado tiene un sitio web al que podemos acceder. Pero ¿qué pasa cuando el negocio que buscamos no está entre los resultados del motor de búsqueda? Sencillo: internet muestra sugerencias y, como consumidores, encontramos lo que necesitamos. Ahora bien, si eres el dueño del negocio que no tiene sitio web, la situación no es buena para ti, pues acabas de dejar escapar a un cliente.

La importancia de un sitio web

Un sitio web es el conjunto de páginas web en las cuales encontramos información relevante de un negocio. Es decir, en el sitio web de una empresa podrás encontrar una página de bienvenida, otra de contactos, una de los productos que ofrece, entre otras. El conjunto de todas ellas conforma al sitio web de esa empresa.

La importancia de un sitio web radica en que puede incidir positivamente en los resultados de las áreas funcionales de la empresa, como marketing, ventas, compras, recursos humanos, entre otras. La principal función de un sitio web es ofrecer al navegante todo tipo de información y servicios que la empresa a la que representa pone a su disposición. Tener un sitio web declara a tus clientes la capacidad que tiene tu negocio de adaptarse a los cambios del entorno dinámico actual y a las nuevas tecnologías; además, aporta prestigio a la empresa, seriedad y una imagen más profesional, lo que derivará en una mayor confianza por parte del cliente a la hora de elegir para adquirir un producto o servicio.

Cuando comenzó el boom del internet, solo las grandes empresas y los artistas de gran categoría tenían un sitio web, debido a que los costos de alojamiento y de diseño de los sitios web en aquel momento eran demasiado altos. Con el paso de los años, las Tecnologías de la Información y la Comunicación han generado cambios sustanciales, por lo que internet se ha convertido en el escaparate al que acuden todos los posibles clientes que se mueven en el mundo virtual. Así las cosas, si un negocio carece de sitio web, simplemente no existe para todos esos compradores que a diario cierran negocios a través de la red.

Las características que debe tener el sitio web de tu empresa

La primera impresión cuenta. Esa oración forma parte de la sabiduría popular y es una completa verdad. Cuando acudes a una conferencia para lanzar un producto o una marca, te esmeras por lucir bien y causar una gran impresión. En internet, la carta de presentación de tu empresa es el sitio web, por lo que debes esmerarte para que tenga una imagen llamativa, que atraiga a los posibles clientes; para ello, debes optar por un diseño atractivo, bien organizado y que transmita seguridad, seriedad y profesionalismo pero que no caiga en lo aburrido.

El diseño de un sitio web abarca muchos aspectos, no se trata solo de subir fotos y cualquier texto; el diseño de un sitio web comprende el diseño gráfico web, el diseño de la interfaz, la arquitectura de la información, la experiencia del usuario, la optimización de motores de búsqueda y la interacción con otros medios, como videos, audios, imágenes, enlaces con redes sociales, entre otros.

Cuando tengas el sitio web de tu empresa, es importante que lo administres de manera adecuada para que los resultados sean significativos; por ejemplo, debes ofrecer contenidos de calidad, pueden ser textos en un blog dentro de tu sitio o imágenes y descripciones de los productos que ofreces. Esto permitirá que tu sitio web alcance un mejor posicionamiento en los motores de búsqueda y que tus clientes encuentren información que cumpla con sus expectativas.

Sin importar el tamaño de tu empresa, un sitio web funcional y profesional le aportará grandes beneficios. Si quieres crear el sitio web de tu negocio, pero no sabes cómo hacerlo, lo más recomendable es que te pongas en manos de expertos, pues un sitio web muestra la filosofía y la identidad de la empresa a la cual representa.