Sitio web transaccional: ¿cómo optimizarlo?

En la actualidad, nadie discute la influencia que tiene internet en muchos aspectos de la vida: el trabajo, los estudios, el entretenimiento e incluso el comercio. Gracias a internet, ya no es necesario salir de casa para comprar desde comida, vestimenta y libros hasta equipos electrónicos y muebles. Todo llega hasta la puerta de tu casa con solo un par de clicks.

Si lo piensas un poco y estableces una comparación, te darás cuenta de que cada vez son más los comercios que operan en línea mediante sitios web transaccionales, es decir, sitios donde las empresas muestran sus productos o servicios y los usuarios pueden adquirirlos de forma segura aplicando diferentes métodos de pago, por ejemplo, tarjetas de crédito y débito o monederos en línea como PayPal. Esto se debe a que internet representa un mercado en que las transacciones comerciales se realizan a toda hora y desde cualquier lugar del mundo.

Las características de un buen sitio web transaccional

¿Quién nunca ha realizado una compra en línea? A estas alturas de la historia, creo que todos hemos comprado, aunque sea un producto, a través de internet.

Recientemente, estuve buscando una computadora portátil en diversas tiendas en línea, visité alrededor de 10 sitios web hasta que encontré uno que me ofreció lo que necesitaba. He de mencionar que todas las tiendas en línea que visité se dedican a la venta de equipo tecnológico y gozan de cierto prestigio en la ciudad en que vivo, pero solo una me convenció de realizar la compra; entonces, ¿qué están haciendo mal las empresas de los otros sitios? Sencillo: no están cumpliendo con las características de un buen sitio transaccional. Veamos cuáles son:

  • Diseño web y usabilidad: un sitio web transaccional debe tener un diseño que sea capaz de guiar a los clientes hasta que finalicen su transacción; debe ser ordenado, a fin de que el cliente encuentre rápido lo que necesita; de lo contrario, abandonará el sitio y buscará otro. Un buen diseño web aumentará la credibilidad de tu sitio y la confianza del usuario hacia tu empresa.
  • Proporcionar información de los productos o servicios: si te dedicas a vender computadoras, por ejemplo, lo mínimo que espera tu posible cliente es que brindes las especificaciones de cada modelo que ofreces, el tiempo de garantía, los colores disponibles, si hay un costo de envío y a cuánto asciende… no solo el precio y la marca.
  • Contar con un buen servicio de hosting: lo último que deseas es que tu sitio web no cargue cuando un cliente está por realizar una compra, ¿cierto? Por eso debes contar con un buen proveedor de hosting que se encargue de mantener tu sitio en óptimas condiciones todo el tiempo.
  • Diseño responsive: tu sitio web transaccional debe tener un diseño responsive, es decir, que se adapte a la visualización desde teléfonos móviles y tabletas, de esa manera no dejarás ir a los posibles clientes que buscan información, a través de sus dispositivos móviles, sobre los productos que ofreces.

Un sitio web transaccional no solo es una excelente inversión porque permite aumentar las ventas, sino porque también disminuye los costos de funcionamiento para los negocios, facilita la administración del inventario y proporciona información sobre las preferencias de los usuarios, la cual puedes utilizar para enfocar tu estrategia de marketing.

La competencia en el mercado en línea no es sencilla; sin embargo, hay muchos aspectos que puedes explotar para que tu negocio despunte, y el principal es cuidar tu sitio web. Diversos estudios han comprobado que “los clientes prefieren visitar y comprar en sitios web que representan cualidades deseables” (Ranganathan y Grandon, 2002), lo cual abarca desde el diseño hasta el cumplimiento de plazos de envío y que los productos enviados sean iguales a los productos publicados.

Si tienes un negocio en línea y quieres sacarle el máximo provecho a tu sitio web, alíate con expertos en diseño web y contrata un buen servidor de hosting, verás cómo obtienes resultados positivos en poco tiempo.